Tempura de calabacín

Por todas es sabido que los fritos no forman parte de ningún tipo de dieta saludable.  Sobrecargan al hígado y la vesícula biliar, se generan sustancias perjudiciales para la salud (como las acrilamidas)  y son de alta densidad energética pues se elaboran con grasa o aceite. Cuando verdaderamente es dañino es si abusas de ellos o se comen fuera de casa. Aquí os comparto una manera más saludable de hacer fritos con mis trucos para conseguir una fritura espectacular y saludable.

Categoría, , DificultadPrincipiante
Tiempo de Preparación5 minutosTiempo Cocción15 minutosTiempo Total20 minutos
Ingredientes para 5 personas
 200 g de calabacín (1 calabacín grande)
 1 bol de agua muy fría (unos 200 ml)
 2-3 cucharadas colmadas de harina de garbanzo
 Sal marina sin refinar
 1 cucharadita de hierbas aromáticas
 Aceite para freír (yo uso de girasol )
Preparación
1

Siempre que vamos hacer una tempura debemos preparar bien los utensilios. Necesitas:
- una cazuela mediana para freír
- una espumadera
- una bandeja grande con papel de cocina
- tener preparados todos los ingredientes
Una vez listo todo comenzamos con la tempura.

2

Mezcla en el bol de agua fría (el primer truco, el agua tiene que estar helada, a veces hasta le echo hielos) con la harina de garbanzos, media cucharadita de sal y las hierbas aromáticas. Puedes poner una botella con agua al congelador un rato antes de hacer la tempura. Mezcla bien hasta conseguir una masa homogénea tipo batido. Esta masa no tiene que reposar.

3

Lavar y cortar en tiras gruesas el calabacín. No le quites la piel que te quedará mucho más bonita la tempura. Yo siempre intento comer todo con piel, salvo si estoy cocinando con alguna verdura no ecológica, entonces la pelo porque es en la piel donde más concentración de pesticidas hay.

4

Reboza todas las tiras en la tempura y calienta bien el aceite. Mi segundo truco, para saber si está listo el aceite lo toco con un palito de madera (puede ser un palo chino o un palillo) y si burbujea es que está listo. Tercer truco, para que salgan bien crujientes, es freír de poco en poco, no tengas prisa. Al sacarlos de la sartén escurrir en la bandeja con papel de cocina y luego ir traspasando a otra bandeja limpia sin papel para servir en la mesa. Servir al momento, la tempura no puede esperar, si no te quedará chicloso.

5

Y el truco final para conseguir una tempura o frito saludable es acompañarlo con un poco de nabo crudo rallado con unas gotas de limón. Para esta receta ralla un nabo y añade el zumo de medio limón, no hace falta sal. También la acompañé con una salsa teriyaki de escándalo, por supuesto saludable sin pizca de azúcar. La contaré en próximas recetas.
Buen provecho y buena digestión.

Ingredientes

Ingredientes para 5 personas
 200 g de calabacín (1 calabacín grande)
 1 bol de agua muy fría (unos 200 ml)
 2-3 cucharadas colmadas de harina de garbanzo
 Sal marina sin refinar
 1 cucharadita de hierbas aromáticas
 Aceite para freír (yo uso de girasol )

Direcciones

Preparación
1

Siempre que vamos hacer una tempura debemos preparar bien los utensilios. Necesitas:
- una cazuela mediana para freír
- una espumadera
- una bandeja grande con papel de cocina
- tener preparados todos los ingredientes
Una vez listo todo comenzamos con la tempura.

2

Mezcla en el bol de agua fría (el primer truco, el agua tiene que estar helada, a veces hasta le echo hielos) con la harina de garbanzos, media cucharadita de sal y las hierbas aromáticas. Puedes poner una botella con agua al congelador un rato antes de hacer la tempura. Mezcla bien hasta conseguir una masa homogénea tipo batido. Esta masa no tiene que reposar.

3

Lavar y cortar en tiras gruesas el calabacín. No le quites la piel que te quedará mucho más bonita la tempura. Yo siempre intento comer todo con piel, salvo si estoy cocinando con alguna verdura no ecológica, entonces la pelo porque es en la piel donde más concentración de pesticidas hay.

4

Reboza todas las tiras en la tempura y calienta bien el aceite. Mi segundo truco, para saber si está listo el aceite lo toco con un palito de madera (puede ser un palo chino o un palillo) y si burbujea es que está listo. Tercer truco, para que salgan bien crujientes, es freír de poco en poco, no tengas prisa. Al sacarlos de la sartén escurrir en la bandeja con papel de cocina y luego ir traspasando a otra bandeja limpia sin papel para servir en la mesa. Servir al momento, la tempura no puede esperar, si no te quedará chicloso.

5

Y el truco final para conseguir una tempura o frito saludable es acompañarlo con un poco de nabo crudo rallado con unas gotas de limón. Para esta receta ralla un nabo y añade el zumo de medio limón, no hace falta sal. También la acompañé con una salsa teriyaki de escándalo, por supuesto saludable sin pizca de azúcar. La contaré en próximas recetas.
Buen provecho y buena digestión.

Tempura de calabacín