Salsa de avellanas

Sencillamente una salsa maravillosa. Cremosa, suave y sabrosa que acompaña con cualquier verdura. Las avellanas son un fruto seco que no se consume tanto como la almendras o las nueces y eso tiene que cambiar. Es un potente antioxidante por sus fitonutrientes y la vitamina E, eso es que nos protege de los radicales libres, los causantes del deterioro celular. También son fuente de calcio, fósforo y magnesio, unos minerales que son indispensables para el crecimiento. Creo que no hace falta decir más para empezar a comer estos deliciosos frutos secos. 

Categoría, DificultadPrincipiante
Tiempo de Preparación15 minutosTiempo Total15 minutos
Ingredientes para 4 personas
 50 g de avellanas
 120 ml leche de soja
 1 cucharada sopera de mostaza Dijons
 Aceite de girasol
 Sal marina sin refinar
Preparación
1

Esta salsa me ha encantado, es todo un descubrimiento, así que espero que os guste tanto como a mi. Para empezar tienes que tostar las avellanas en una sartén sin nada de aceite, unos 5 minutos o hasta que veas que comienzan a dorarse un poco.

2

Una vez tostadas en una picadora tienes que molerlas muy fino, textura tipo harina.

3

En un recipiente para batir añade la leche, las avellanas y la sal y mientras bates vierte el aceite lentamente, hasta conseguir una textura cremosa tipo mahonesa.

4

Por último falta poner la mostaza, este paso es opcional así que si no te gusta puedes obviarlo porque la salsa igualmente queda riquísima. Puedes probarla sobre unos calabacines rellenos, receta que encontrarás por la web también.

Ingredientes

Ingredientes para 4 personas
 50 g de avellanas
 120 ml leche de soja
 1 cucharada sopera de mostaza Dijons
 Aceite de girasol
 Sal marina sin refinar

Direcciones

Preparación
1

Esta salsa me ha encantado, es todo un descubrimiento, así que espero que os guste tanto como a mi. Para empezar tienes que tostar las avellanas en una sartén sin nada de aceite, unos 5 minutos o hasta que veas que comienzan a dorarse un poco.

2

Una vez tostadas en una picadora tienes que molerlas muy fino, textura tipo harina.

3

En un recipiente para batir añade la leche, las avellanas y la sal y mientras bates vierte el aceite lentamente, hasta conseguir una textura cremosa tipo mahonesa.

4

Por último falta poner la mostaza, este paso es opcional así que si no te gusta puedes obviarlo porque la salsa igualmente queda riquísima. Puedes probarla sobre unos calabacines rellenos, receta que encontrarás por la web también.

Salsa de avellanas y mostaza